domingo, 29 de junio de 2008

Sólo por hoy: ¡dejad que el fútbol adormezca mi conciencia!



Que pasada de Eurocopa. A pesar de las maldiciones, la mala suerte, la historia, los que no querían que ganara nuestra selección, los que querían echar a Luis Aragonés, los raulístas fanáticos que ahora andan desaparecidos, los nacionalistas españoles que me quieren obligar a ejercer de españolito en plan tribal,... esta selección ha hecho historia. El fútbol español ha alcanzado la madurez como selección. Y no ha sido la furia, sino el talento de un grupo de chavales y un sabio del fútbol un pelín trasnochado pero que sabe trabajar con una buena materia prima. Un grupo que además de saber competir, sabe ganar y que, demuestra una generosidad tal que es capaz de enfundarse la camiseta que lució Arkonada en la final de la Eurocopa de 1984. El reconocimiento a un mito por otros que ababan de entrar en la historia.

Ha sido un final de infarto, aunque no tanto como el de Italia, claro. Y hoy no me importa que con nuestros impuestos se pague a deportistas de élite para ganar trofeos como éste. Una marea humana inunda las calles de Barcelona, aunque algunos medios lo negarán. Mañana volveré con mis contenidos normales pero hoy hemos ganado la Eurocopa. ¡VASPAÑÑÑIA!