jueves, 30 de julio de 2009

¡Se acaba el mundo! Tengo al niño con gripe





De los más de 500 millones de afectados por gripe al año en el mundo, entre 250.000 y 500.000 se mueren debido, fundamentalmente, a complicaciones derivadas de un trastorno previo o problemas en el sistema inmunitario.

El caso de la gripe nueva no es distinto. Su capacidad para el contagio es tan o más alta y la tasa de mortalidad es muy parecida (aunque algo menor). Una lectura seria del tema nos diría que si estamos sanos y no somos muy ancianos, lo más probable es que, o bien no cojamos la gripe o bien que a la semana estemos de nuevo bailando por la calle. De sentido común, vaya.

No sé qué pasa por las cabezas de los periodistas del mundo (en esto me pongo de lado de los políticos que nos informan con sosiego), que están más interesados en demostrar supuestos “avances inexorables” de la enfermedad antes que decirnos realmente los peligros que conlleva. Durante estas semanas me he enterado de prácticamente todos y cada uno de los casos de gripe en España. ¿Se imaginan que cada invierno nos cantaran los nombres y las vidas de los aproximadamente 4 millones de españoles que enferman de gripe? Absurdo. Entonces, ¿Qué es esta paranoia que nos asalta últimamente? Paletos del mundo: pueden andar tranquilamente por la calle, anden con ojo con los cambios bruscos de temperatura, lávense las manos… lo que nuestras madres nos han dicho toda la vida. ¿Hace falta tanta alarma? Me voy de vacaciones a Gran Bretaña. Adiós.

2 comentarios:

Abril Lech dijo...

Felices vacaciones!!! Sin gripe pero con "flema". :-)

Dani dijo...

Buenas,
En materia de salud los periodistas no tienen punto medio, o alarman de manera exagerada como bien has descrito o cuando los científicos hacen algun descubrimiento sobre alguna enfermedad se dedican a crear falsas expectativas sobre nuevos tratamientos (¿¡cuantas veces nos han vendido la moto diciendonos que la curación del cáncer era inminente?).

Saludos!