viernes, 12 de octubre de 2007

¡Viva la memoria histórica!


Me siento muy orgulloso de que la Ley de Memoria histórica vaya a salir adelante. Reconozco también que yo hubiera ido más allá, pero valoro también el esfuerzo del PSOE y del resto de grupos.

Se va a restituir el honor de los asesinados y represaliados durante la guerra civil por el fascismo (y por el otro bando también) y la dictadura. También se retirarán los símbolos franquistas que aún tenemos por nuestras calles. Porque eso es lo que en España hubo a partir de 1936 y hasta 1975. Una golpe de estado, una guerra y una dictadura de las más crueles de la historia. Que a nadie se le olvide que Franco estuvo, ¡39 años! Pinochet, por ejemplo, "sólo" estuvo 17 y aceptó un referéndum para marcharse. ¡Ya lo hubiéramos querido!


Pero eso no se enseña normalmente en nuestro país. Y es que, durante mucho tiempo, ha habido amnesia respecto del tema. La Transición, ejemplar en muchos aspectos, supuso que las izquierdas asumiesen la necesidad de callar sobre los crímenes de la dictadura. La prioridad era la recuperación de las libertades. Pero eso fue en los años 70. Los ciudadanos tenemos derecho a la verdad, y los familiares de los asesinados más. ¿Alguien tiene miedo? Eso mejorará nuestra cultura cívica y política, que falta nos hace. Es una pena que aún haya gente que piense que Franco fue un abuelete con mala leche que nos trajo la modernidad, o que se permita que ondeen banderas preconstitucionales. Son las banderas de un régimen asesino.


También por culpa de ese olvido, en España todavía pueden verse calles "José Antonio", "General Mola", etc. ¿Alguien imagina que en Alemania haya una "Hitlerstrasse"? Pues aquí lo hay. Y muchos lo jusfitican diciendo que eso es historia. Será porque a ellos no les pareció mal aquello. El callejero debe honrar a nuestros héroes y la historia debe leerse en los libros aunque claro, los fachas opinan lo contrario. Por su parte, el PP equipara asesinos y asesinados y a la verdad le llama "reabrir heridas". Nueva muestra del fascismo que aún anida en ese partido que dice estar tan orgulloso de ser español. ¿Conocer nuestra historia no debería ser obligatorio para todo español? ¿O tienen miedos inconfesables?


Por último, agradezco desde aquí el esfuerzo de todos aquellos interesados, especialmente de la organizaciones cívicas que llevan años exigiendo esta ley: para que nunca más se vuelva a prohibir una lengua, para que no se asesine a nadie por "rojo" o por tener ideas, para no repetir la historia, para honrar a los muertos por la libertad, de las fosas comunes del Bierzo a las fábricas de Catalunya, del campo andaluz a las minas asturianas,... ¡recuperemos la memoria!