miércoles, 4 de marzo de 2009

Huertos contra la recesión


Para salir de la recesión, no estaría mal que copiáramos una antigua idea, muy utilizada por nuestras madres y abuelas en las ciudades. Aprovechemos los balcones para plantar. ¿Geranios? ¿Marihuana? No, alimentos.

Lo siento, la marihuana no cuenta como alimento. Tomates, cebollas pimientos y alguna que otra planta trepadora como las judías pueden ayudarnos a redondear nuestro presupuesto semanal, a la vez que mejoraremos las propiedades organolépticas de lo que comemos. A algunos les servirá para aprender que la comida no sale de las fábricas. Y a otros, para probar variedades que el agrobusiness hace tiempo que desechó por poco rentables o de crecimiento demasiado lento, a pesar de que estén mucho más buenas.
Es relativamente fácil y barato y, cualquiera que haya probado un tomate cultivado de manera tradicional sabrá la diferencia entre estos y los que normalmente adquirimos en las grandes superficies.

¿Una idea estúpida? Eleanor Roosevelt, esposa del Presidente que sacó a los Estados Unidos de la Gran Depresión y a los nazis de Europa, diplomática, activista por los derechos humanos (participó en la fundación de la ONU) y una de las mujeres más influyentes del SXX ya opinó de la misma manera durante la Segunda Guerra Mundial. Ella misma plantó el suyo en la Casa Blanca. La cosa tuvo tanto éxito que a finales de la Guerra, el 40% de los vegetales que consumían los estadounidenses tenían este origen. Y esta misma semana, una revista tan sesuda y tan poco hippy como The Economist también se ha hecho eco de la idea.

No iba a ser todo política, ¿no? Simple, barato y mejor. Para los tomates, os recomiendo la variedad Montserrat. Impresionantes.

1 comentario:

Dani dijo...

¿¿Como que la marihuana no serviría para sacarnos de la crisis?!

Eso es porque no has leído lo que están pensando hacer en California:

http://www.guardian.co.uk/world/deadlineusa/2009/feb/24/california-marijuana-legalisation-legislation

Es inútil intentar prohibir los vicios: mejor es grabarlos con algún impuesto especial como al tabaco o al alcohol. Si legarizaramos la marihuana y la prostitución en unos meses el gobierno tendría tanto dinero que la crisis sería un lejano recuerdo...


PD: deja de leer el The Economist y pasate a The Guardian que no es tan facha.