domingo, 6 de mayo de 2007

¿Qué hemos hecho para mereceros?



Érase un país en el que el Ministro del Interior del día del atentado del 11-M nos mintió y la cagó estrepitosamente…
Bien, en cualquier país civilizado, el cuento acabaría con un “y nunca más volvió a salir en la tele y a presentarse a elección alguna. Chinpón.” En otras palabras, alguien así queda absolutamente inhabilitado para la vida pública. Pues España/Celtiberia Show no es “asin oiga”. Acebes no sólo sigue ahí sino que encima se permite dar lecciones al gobierno actual sobre lucha antiterrorista. Aparte de patético, es terrible y dice muy poco de la cultura política de nuestro país.
Para colmo, dentro de la cruz que nos ha caído con el PP, hay más, muchos más ejemplos. Zaplana, sin ir más lejos, portavoz del grupo Popular en el Congreso de los Diputados. Por internet podéis bajaros grabaciones en las que admite meterse en política para “forrarse”. Literal. También fotos de reuniones suyas en la Generalitat Valenciana con miembros de las FARC (un grupo terrorista colombiano). Increíble, ¿no? Bueno, pues el pájaro no ha dimitido ni ha pedido disculpas, ni nada de nada. Es más, quieren hacerlo pasar por todo un caballero. La última perla suya ha sido ligar la detención de la Pantoja con De Juana Chaos para cargar contra el gobierno. Deplorable, una vez más.

¿Y Aznar? Enfundado en una boina negra que le restringe aún más el riego cerebral, ha ligado conducción y alcohol con una frase al estilo de “Yo controlo, nen”. Por lo visto él sabe todo lo que puede beber, no quiere que conduzcan por él y le molestan las campañas de tráfico. Para más INRI, esto lo dice todo un expresidente de gobierno que hizo no una, sino muchas campañas para concienciar sobre la incompatibilidad de alcohol y volante.

¿Estos son lo que quieren volver a gobernar? Como suele pasar a los partidos que creen haber perdido por poco (El PSOE en 1996, CiU en la actualidad) su estrategia es el inmovilismo, la prepotencia, sacar pecho y creer que la victoria está a la vuelta de la esquina. Nada más lejos de la realidad. No dudo de que van a seguir dando guerra, pero, de alguna manera, estos politicastros están ya amortizados.
Chicos, hoy traigo una noticia buena y otra mala. La buena: los buenos volverán a ganar (si no se equivocan mucho). La mala: la derecha española sigue anclada en el posfranquismo y es la más reaccionaria de Europa. Como sociedad, vamos a avanzar más lentamente de lo que quisiéramos.