viernes, 25 de junio de 2010

Tragedia ferroviaria - periodismo truculento



Ayer nos levantamos con la tremenda tragedia del atropellamiento de 30 personas en el andén de la estación de Castelldefels. Hasta ahí, duelo y pésame a las víctimas.


El problema, otro episodio de Celtiberia show, es el bochornoso espectáculo mediático que acompaña al suceso. Vamos a ver, TODO EL MUNDO SABE QUE NO SE DEBE CRUZAR LAS VÍAS DEL TREN. Pero Spain is different y en nuestra cultura se asume con mucha frecuencia que ser víctima te exime de responsabilidad.

Pues no, las especulaciones sobre la velocidad del tren, el pitido del convoy, el paso inferior, la alcoholemia del maquinista, la megafonía, el cartel señalizador de la prohibición de caminar en medio de las traviesas... me parecen absoluta basura. Dejen a las víctimas pasar el duelo de manera serena, no las engañen dando pábulo a afirmaciones del tipo " No vimos el cartel que prohibía pasar", "no vengo a esta estación a menudo", " el paso inferior estaba lleno", " no se oía la megafonía". No buscan saber la verdad y lo saben. Juegan con su dolor y les animan a eludir una responsabilidad que, aunque sea políticamente incorrecto decirlo, corresponde básicamente a quien intentó cruzar por donde no debía.