martes, 29 de diciembre de 2009

Lo peor del año

Ahora que a 2009 le quedan los días contados, no puedo evitar pensar en lo que se va. Personalmente, creo que 2009 ha significado una mejora en las relaciones internacionales, gracias fundamentalmente a la distinto punto de vista aplicado por la administración Obama, más proclive al multilateralismo. Magro consuelo pues creo 2009 quedará en la memoria como el año en que el paro alcanzó unos niveles que no se veían desde 1993 y como el del fracaso de la cumbre de Copenhagen. Para colmo, terrorista aficionado a la par que patán intenta volar un avión con tan poca destreza que es un simple pasajero le para los pies. Eso sí, la escalada de controles en los aeropuertos no cesa. Me da a mí que no tardaremos mucho en pasar por el escáner este que desnuda.



Por último, no quisiera despedirme de este año sin recordar el momento más patético de la televisión de 2009. Me refiero a la reaparición estelar de Belén Esteban, con su cara operada y su nariz torcida. Telecinco se está forrando con este producto. Resulta que nos ofrecen caballa podrida a coste de caviar. Pásmense con la transformación: de humilde chica del barrio de San Blas, a hortera, inculta, zafia y famosilla de basurero televisivo pasando por nariz deformada por consumo de... ¿televisión?.
Como diría William Wallace, podrán operar la cara pero jamás podrán operar,... el cerebro.