martes, 6 de octubre de 2009

Cosas que hacer en la ducha (no seáis malpensados)




¡Va a resultar que Mercedes Milà tiene razón! Meen en la ducha. Lo dice una ONG brasileña, SOS Mata Atlantica. El objetivo de la medida es el ahorro de agua.

Hagamos un sencillo cálculo: Si 45 millones de personas en España hicieran esto cada mañana, cada uno se ahorraría 9 litros. Esto haría 405 millones de litros diarios. Multiplicado por 365 días al año eso nos da casi 148 hectómetros cúbicos/año. Con eso se llenaría un pantano mediano como el de Escales, en Huesca. El potencial es, por tanto, mayor de lo que a priori podríamos imaginar.
Paralelamente, parece que la orina no es tan asquerosa como la pintan. El 95% es agua, el resto, urea y sales. Los romanos la utilizaban como remedio, el naturópata Txumari Alfaro está “jartito” de darnos consejos a base de “agüita amarilla” y más de uno confiesa hacerlo ya. Vamos que merece la pena ahorrar agua de esa manera.

Eso sí, dos advertencias:
1. Úsenlo en la ducha, no en el baño. Así ahorrarán agua de verdad y, de paso, evitarán desagradables sorpresas.

2. Si es vd. de los que ya purgan el vientre y hacen aguas menores simultáneamente (lo cual es en sí un ahorro), no intenten ahorrar más agua aunando la ducha a sus costumbres evacuatorias. Aparte de las dificultades de gestionar todo a la vez, el espectáculo sería dantesco.