viernes, 26 de diciembre de 2008

¡Qué gran peli!









La Ola, "Die Welle" en su versión original, narra la experiencia de unos chicos de instituto que deciden recrear un régimen autocrático en su clase. Sobre el supuesto inicial de que un régimen dictatorial sería imposible hoy, esta muchachada contempla como su propio experimento se les escapa de las manos.




Lo mejor de esta película es, sin lugar a dudas, la verosimilitud de la historia. No necesita grandes dosis de violencia o asesinatos para enseñarnos que, en el contexto adecuado, el ser humano puede quedar subyugado y sometido al totalitarismo. Se trata de chicos y chicas absolutamente normales que creen encontrar en la disciplina de grupo y en la persecución de un ideal común la satisfacción plena de sus sueños. Él líder, el que acepta pasivamente las imposiciones del resto, la que es marginada por no aceptarlo, el que cree encontrar en la Ola un lugar en el que ser valorado, el fanático,... Una película, no sólo interesante, sino también pedagógica.

2 comentarios:

Dani dijo...

que bueno! yo también la he visto, lástima que vaya a pasar tan desapercibida, es lo que tiene que el protagonista no sea Brad Pitt o Tom Cruise.

A mí la trama me pareció un poco inverosímil pero estoy de acuerdo que es una reflexión muy interesante de como necesitamos sentirnos parte de algo, y de lo fácil que es que ese "algo" sea totalitarismo, como por ejemplo en los estadios de fútbol, que están llenos de "olas".

Marcos Vidal, 3-6-76 dijo...

No hABÍA pensado en el símil de los estadios de fútbol, pero es fácil comprobar como la gente justifica lo que pasa en un campo de fútbol, aunque tengan claro que no lo permitirían en la calle. QUe frontera tan diluida!