miércoles, 3 de septiembre de 2008

Por la recuperación de la memoria histórica



Garzón ha vuelto a hacer una de las suyas. En este caso, se trata de exhumar los restos de asesinados en la posguerra y la dictadura. Personalmente, no creo que Garzón pueda hacer mucho por su cuenta, aunque sea juez. Eso sí, el revuelo que ha causado vuelve a poner de manifiesto que aún hay dos Españas. Para saber a cual de ellas pertenece, le propongo este sencillo test:

1. ¿Cree que los poderes públicos deben contribuir a que los animales domésticos no queden enterrados en cualquier sitio?
A. SÍ
B. NO

Seguramente, el 99% de vds. cree que, por motivos higiénicos u otros, no, los animales domésticos no deben quedar enterrados en cualquier sitio. ¿Y esta otra?

2. ¿ Cree vd. que los poderes públicos argentinos deben exhumar los cadáveres de los desaparecidos, así como ayudar a encontrarlos?
A. SÍ
B. NO

En este caso, estoy seguro de que vd. también ha dicho que sí. Cambie ahora “argentinos” por “españoles asesinados durante la posguerra y la dictadura”.



Si su respuesta es sí, usted me parece una persona con un mínimo de dignidad. Si dice que no, ya puede irse a la mierda, máxime cuando seguramente respondió Sí a las otras dos. ¿Le parece lógico negar a los hijos de los desaparecidos el derecho de sacar de las cunetas a sus padres asesinados de un tiro (independientemente del bando)? ¿Qué eso es reabrir heridas? ¿Qué eso es revanchismo? Revanchismo es hacer a unos lo que otros les hicieron antes (dar matarile, en la jerga fascista de la época). Así que de revanchismo, nada.


Y por si usted es de los que dicen que eso es mirar al pasado, ¿propondría que los escolares dejaran de estudiar el descubrimiento y la conquista de América? ¿La guerra de Independencia? ¿La guerra de Cuba? ¿A que eso no?
Aplaudo los esfuerzos de este y cualquier gobierno para recuperar la memoria histórica, así como del resto de poderes públicos y entidades. Deploro así mismo el obstruccionismo de importantes sectores de este país, agrupados entorno a la derecha política y social. Los muertos de un bando tienen cementerios de mártires, así como que recibieron la ayuda del estado durante los primeros años del franquismo. Sólo el vergonzoso argumento de que eran del bando vencedor permite que los otros muertos no gocen del respeto de quienes se oponen a la recuperación de la memoria histórica.

¿Qué somos sino el resultado de nuestra historia? Ojalá que nuestra generación, que siempre ha vivido en democracia, tenga la valentía de honrar la memoria de nuestros muertos.





Aquí tenéis la foto del cementerio de mártires de Paracuellos del Jarama dedicado, obviamente, a los "mártires" del bando nacional. Parece que para los otros muertos no hay derecho ni a ser enterrados.

2 comentarios:

Alfonso dijo...

Buena pregunta, la relacionada con Argentina. Para entender las cosas, solo nos tenemos que poner en la piel de los demás.
Un saludo.

Blanca dijo...

Toda la razón del mundo, no entiendo porque causa tanto revuelo, es cómo decir, dejad las cosas como están porque los buenos tienen sus monumentos, sus dedicaciones y los malos están en cunetas y en fosas comunes sin identificar, y los familiares de los perdedores de la guerra cómo se deben sentir, porque pagan los mismo impuestos, y tienen derecho a saber dónde están sus seres queridos.
Es muy fácil decir dejemos las cosas como están si nosotros somos la parte vencedora, y los perdedores de esa guerra, cuando llegan sus derechos.