viernes, 8 de febrero de 2008

Bolsas de la compra, a la basura de la historia



Cada vez que pienso en el arsenal de bolsas con las que volvemos de la compra se me cae la cara de vergüenza. Resulta que la naturaleza tarda millones de años en formar el petróleo con el que se elaboran y nosotros vamos y, ¡Lo utilizamos para guardar patatas! Cada año la fabricación y la destrucción de estas bolsas supone un importante daño al medio ambiente.

Como el debate está ya en la agenda política, mi propuesta es que, pasado un tiempo transitorio, se prohibiera la utilización de bolsas que no fueran hechas con material reciclado y biodegradable. Como trabajador del sector del gran consumo, desaconsejo claramente ningún canon que grave estas bolsas. Las empresas de distribución acabarían cobrando este canon a sus proveedores y, estos, a su vez, subirían sus tarifas. Resultado, el consumidor acabaría pagándolo, como siempre. Eso sí, habría las mismas bolsas gratis que ahora.

Es preferible no permitir que estas bolsas se regalen. 3 céntimos por bolsas bastan para disuadir al consumidor y hacer que se traiga el capazo o la bolsa de casa. Lo de toda la vida, vamos. Demostración: Dia, una de las empresas líderes en distribución alimentaria en España cobra las bolsas. ¿A que vd. no ve tantas bolsas del Dia por la calle y si, en cambio, de Carrefour, Alcampo, Caprabo,...? Y todo por 3 céntimos.

Además, un periodo transitorio donde no se puedan regalar daría también tiempo a los fabricantes a adaptarse a la nueva situación, conservando los puestos de trabajo, lo cual no es poco. Pasado este tiempo, debería haber sólo bolsas reutilizables, o de materiales reciclados y biodegradables con un pago mínimo de unos céntimos. No es la solución, pero sí es PARTE DE LA SOLUCIÓN a nuestros problemas medioambientales.

5 comentarios:

Dani dijo...

pse

en este tema en vez de ir para adelante parece que vamos hacia atrás. A mí por ejemplo me pone de los nervios la moda de las embotelladoras de agua de venderte 6 botellas de 1.5 l bien envueltas en plástico. Y es que hace años se hablaba de las 3 erres (reciclar, reducir y reutilizar). De la primera todavía se habla pero de las otras dos hace tiempo que no se nada. Será porque son una afrenta directa a la sociedad de consumo.
En fin, esperemos que nuestros conciudadanos vayan saliendo del sopor medioambiental en el que se encuentran.

Sergio Chueca Urzay dijo...

Pues es una solución al problema, aunque la final pasa por los bioplásticos. Me he animado a escribir unas líneas sobre el tema en mi blog, espero que te gusten.

Marcos Vidal, 3-6-76 dijo...

Oye, gracias por vuestros comentarios. Dani, es verdad que ya no se habla de las otras 2 erres. Además, si te das cuenta, cada vez que vuelves del hiper tienes que bajar la basura por culpa de los embalajes que has pagado.

Sergio: tal y como te he comentado en tu blog, no sé si su coste pudiera llegar a ser tan bajo como el de los plásticos actuales, lo cual los haría aún más atractivos.

Sergio Chueca Urzay dijo...

El coste es algo relativo, aquí es donde comienza a tener sentido los impuestos "verdes"; es decir, impulsar fiscálmente la utilización del biológico. Realmente es más barato, ya que te ahorras el problema de la eliminación que no está contabilizado en la bolsa de plástico del supermercado.

Así, puede ser que en nuestro sistema económica sea más barata la bolsa de plástico de petróleo, pero luego, indirectamente, la sociedad asume el coste de la eliminación. Por ello, si al coste de la bolsa le sumamos el de reciclaje, seguro que los biológicos son más baratos.

Saludos desde la vorágine del inicio de campaña...

Marcos Vidal, 3-6-76 dijo...

GRacias Sergio. Tienes razón con lo de los impuestos ecológicos. Por cieto¿A qué qué te refieres con la vorágina del inicio de campaña?

Saludos