lunes, 14 de enero de 2008

Persépolis


Marjane Satrapi conjuga 2 cosas que me apasionan: los cómics ( cómics hechos por una mujer, algo inédito para mí) y las historias profundas e interesantes.

La historia de Marjane, cuya vida describe en el libro, no es muy diferente de la de muchos iraníes que sufrieron la corrupción del régimen del Sha o la brutalidad del integrismo islámico. Eso sí, su perspectiva de mujer inmersa en una familia culta y, por qué no decirlo, el hecho de que provenga de una cultura tan distinta a la nuestra la hacen más fascinante aún.

Creo que todos y, en particular, todas, deberíamos conocer su obra. Algo así como Maus versión mujer iraní. Una historia de dolor, de intimidad y superación personal en femenino de alguien que sólo pretende llevar una vida plena. Todo un símbolo de tolerancia y libertad. Además, debo reconocer que he conocido aspectos de la historia de Irán que, para la mayoría, quedan sepultados bajo la imagen de Mullahs integristas y mujeres cubiertas de la cabeza a los pies.

Me he sentido muy identificado con algunos pasajes de su obra. Es una suerte que haya gente con una personalidad tan rica, a diferencia de unos de los personajes de su obra: una adolescente vacía que sólo piensa en bolis perfumados y maquillaje. Creo que los profesores podrían recomendar a sus alumnos de secundaria la lectura de este libro. Estoy seguro de que, además de leerlo, les proporcionaría valores. Oh, los valores.
En cuanto a lo estrictamente de cómic que tiene el libro, me encanta ese toque minimalista y en blanco y negro. Creo que consigue implicar aún más al lector.


Y por último, os dejo con una de las mejores frases que he escuchado en semanas. Es de la abuela de Marjane, una anciana digna y luchadora que también me recuerda a mis abuelas:

“En la vida encontrarás a muchos imbéciles. Si te hieren, piensa que es su estupidez la que les empuja a hacerte daño. Así evitarás responder a su maldad. Porque no hay nada peor en el mundo que le rencor y la venganza… Mantén siempre tu dignidad, tu integridad y la fidelidad a ti misma.”

2 comentarios:

Dani dijo...

No he leído el cómic pero si que he visto la película que me pareció genial por ser divertida, original y por deshacer como dices, muchos tópicos sobre Irán. Muy revelador como los ingleses instalaron a un sátrapa, el Sha, que con su crueldad y depotismo ayudó a alimentar el radicalismo islamista de los ayatollahs.

Marcos Vidal, 3-6-76 dijo...

Sí, se nos olvida frecuentemente que los occidentales hemos sido tan o más salvajes que muchas culturas a las que ahora miramos con desdén.
Por otro lado, es curioso comprobar como pensaban (y piensan)determinadas élites burguesas en ese país.